Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

En busca del equilibrio ¿perdido?

en 19 de noviembre de 2013

Tengo un romance con Alvarito. Con él estoy aprendiendo desde hace más de 2 años a ser mamá, a amar incondicionalmente una extensión de mi propio cuerpo, a negociar con una lista interminable de “yo jamás… “, a ser una gran contradicción caminando por la vida.

Cuando nació, antes de que sintamos deseos de buscar otro bebé, cuando me preguntaban (¡qué manía la gente con preguntar!), internamente yo pensaba en la enorme traición que le estaría haciendo con semejante suceso.

Y ahora acá estamos. Transitamos exitosamente todo el embarazo, y el segundogénito ya está entre nosotros. Como nació por cesárea, físicamente me costó unos cuantos días poder conectar nuevamente con las necesidades lúdicas de Alvarito. No quería acostumbrarlo a que no puedo, o no estoy disponible, así que hice algún esfuerzo, pero honestamente durante muchos días no pude compartir mucho con él, porque está en una etapa muy física y tratar de compartir era ligar golpes o manotazos o ser víctima de movimientos desafortunados del niñato.

Debo confesar que algo de culpa hay por estos días rondando la armonía familiar. Yo, porque me tengo que dividir entre un pequeño recién nacido que necesita todo de mí, y un niño en plena etapa de “duelo” que necesita creer que yo sigo estando con él y sigo queriéndolo con todo mi corazón. Y Marian, porque está convencido de que Alvarito está en crisis, sufriendo mucho y entonces quiere compensarlo sobreatendiéndolo. El pediatra nos llamó la atención sobre este tema. Y tiene razón.

No quiero decir con esto que seamos super héroes. No soy la primera mujer que tiene un segundo hijo, Alvarito no se va a morir por haber tenido un hermanito, y el pequeño G no se va a morir de hermano menor. Y el Doc seguramente no se muera de padre de dos varones.

A dos semanas de la llegada del nuevo integrante, somos concientes de que tenemos que reestablecer el equilibrio. Mejor dicho, necesitamos encontrar un nuevo equilibrio. Uno que nos contenga a los cuatro.

Menuda tarea. Necesitamos ideas. Si alguien en la sala tiene experiencias para compartir, soy toda ojos.

images

Anuncios

3 responses to “En busca del equilibrio ¿perdido?

  1. LadyB dice:

    Hola!
    En enero estuve en tu misma situación, con la diferencia de que mi nene mayor es un poco más grande que Alvarito (tenía 3 y medio cuando nació el segundo). Pero también tuve al primero por parto y el segundo por cesárea y, si bien soy bastante poco culposa, no podía evitar sentirme mal por no poder responder a las necesidades lúdicas del mayor porque no me daba el físico.
    Encontrar el equilibrio no es fácil y todo forma parte del aprendizaje de pasar de la dinámica de 3 a la dinámica de 4. Está muy lejos de mí querer darte consejos, pero sí te puedo decir que de a poco se logra redefinir un equilibrio. Y mucho es prueba y error. Yo fui probando hasta encontrar lo que creo que funciona mejor.
    Es inevitable que el mayor haga el duelo de no tenerte más en exclusividad, y en mi caso, mi nene mayor tuvo muchas pérdidas importantes este año con lo cual hubo que adaptarse a otras cosas también. Lo que sí traté de hacer fue dedicarle todos los días un rato exclusivo a él. Fui mucho más laxa con algunos límites, como el hecho de que quería dormir en nuestra cama (el bebé dormía en la cuna al lado mío) y lo tomé como “por qué todos duermen juntos y yo tengo que dormir solo?”. El día que pasé al bebé al cuarto que comparten, el mayor durmió toda la noche ahí. Trato de incluirlo en todo lo que puedo y juego mucho a que sea el hermano mayor, por ej. cuando le saco fotos al bebé, le pido al mayor, que le encanta la cámara, que me ayude, después que me saque foto a mí y después le saco a él y a los dos.
    Creo que como todo con la maternidad es ir viendo y probando qué funciona para cada uno (eso es otra cosa que descubrí: son tan individuos con su propia personalidad desde que salen de la panza, que muchas veces lo que te funcionó con el primero no funciona con el segundo y viceversa). De a poco se va armando una dinámica que también va cambiando de acuerdo a las etapas propias y de los chicos (yo retomé el trabajo hace poco porque me tomé todo lo que pude de licencia y estamos todos en “adaptación”).
    Pero creo que lo más importante -y acá no puedo evitar repetir los “consejos” de un pediatra muy sabio- es recordar 3 cosas:
    1) Lo ideal es lo que se puede
    2) Los de afuera son de palo
    3) Seguí tus instintos que no te vas a equivocar.
    Beso y mucha suerte en la búsqueda de equilibrio!!
    Y, sobre todo, recordar que los de afuera son de palo.

  2. perasenolmos dice:

    Estoy en eso hace tres meses. Lo poco que descubri lo fui escribiendo. Si puedo mas tarde te contesto contandote mi corta experiencia como mama de dos. Ahora mismo una llora a upa y la otra me pide que la bañe, asi que lo postergo. Postergar mucho: primera clave, jajaja.

  3. Emilia dice:

    Carezco de ideas constructivas porque no pasé aún por esa experiencia. Mi humilde aporte Lu es que te lo tomes como una etapa de transición natural, y que las cosas ya van a encontrar su orden y equilibrio. Recuerdo mis primeras semanas como mamá primeriza y la angustia de verme desbordada por la falta de control sobre mi tiempo. Con el correr de las semanas las cosas se acomodaron y uno también se acomoda a las cosas.

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: