Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Ni mejor ni peor, emprendedora

Hace un tiempo, compartí un contenido en Twitter que afirmaba las razones por las que “ser una emprendedora te hará una mejor madre” (“Why Being An Entrepreneur Will Make You A Better Mom”). En su momento dije que le faltaban muchas de las razones más importantes, pero que igualmente adhiero.

Y alguien me dijo que escriba al respecto. Así que ahí va (gracias Carla York). Seré breve, para no aburrir.

Básicamente, el post habla de: ser tu propio jefe, manejar la agenda con mayor flexibilidad, poder involucrar a la familia, forjar tu propia carrera, y tener la posibilidad de que tu pasión sea tu trabajo.

Nada de esto es cierto en sí mismo, o al menos no es exclusividad emprendedora.

Primero, no es cierto que seas tu propio jefe ni que vayas a poder manejar tu propia agenda. Nada más alejado de la realidad. Si alguien quiere emprender sólo por estas dos razones que ni se gaste. Me gusta cómo plantea el tema Marcelo Berenstein en “Los jefes de los emprendedores”.

Segundo, amar y forjar la propia vocación y volcar toda tu pasión y esfuerzo al servicio de lo que amás, es especialmente válido cuando sos emprendedor, pero no es exclusividad emprendedora. Algunos ya saben, y los que no, entérense, que yo también tengo mi sombrero de economista. Y mi trabajo de economista me apasiona igualmente, invierto enorme esfuerzos también, y también pude forjar mi carrera como lo soñaba. Como todo en la vida, en definitiva se trata de pasión, esfuerzo y sacrificio por lo que uno hace. La modalidad contractual, al fin del día es sólo una anécdota.

Coincido con que se puede involucrar mejor a la familia en el proceso, y fue ésta una de las razones por las que @drmorgante y yo arrancamos hace más de 3 años con esta epopeya que es Rios Benso. Hoy, junto con nuestro baby, vamos de acá para allá visitando clientes, proveedores, eligiendo materiales y estudiando mercado. Es muy divertido, lo juro.

No creo que ser emprendedora, per se, me haga una mejor mamá (además, al respecto, en todo caso, me juzgará mi hijo cuando vaya transitando su camino). Lo que creo es que muchas de las cosas que me llevaron a ser emprendedora son las que me gusta transmitirle: cultura del trabajo, del esfuerzo y del sacrificio, pasión por lo que hago, amor por la excelencia, y deseos de progresar. Quererme a mí misma, respetarme en los lugares que ocupo, valorar el largo plazo.

Son todas estas cosas las que, espero, me harán una mejor mamá. Al menos eso es lo que le pido a Dios.

5 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: