Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Más es más

Se me va el año y yo todavía no hice mi expresión de deseos.

Hace un rato en un chat dije que viví el 2014 enojada. Lo dije sin darme cuenta, pero es cierto. Fue un año estresante en todos los ámbitos que transito y en todos los contextos que me tocan. Lo viví con mucha presión para sacar las cosas adelante, para que todo funcione bien, y para no perder el control de las cosas que tanto me obsesiona. También es cierto que algunos frentes me fueron hostiles y normalmente en esas situaciones tiendo a redoblar la hostilidad.

Así que mi lista de deseos para el 2015 es bastante simple: no quiero enojarme tanto. Quiero operar a tiempo con las cosas que me enojan para poder resolver mejor. Quisiera que mis hijitos no tengan la imagen de una mamá rezongona y gritona. Quisiera que mis hijitos no me escuchen hablar de la gente que hace daño a los demás. Preferiría que me escuchen palabras de amor para los que tanto queremos.

Por el mejor de todos los motivos del mundo: porque así quisiera que fueran ellos.

Vino de visita mi hermano de Córdoba y en un momento dijo algo que me impresionó: nuestros hijos nunca van a ser como nosotros queremos que sean.

Es por eso que me voy a poner ambiciosa: quisiera ser la mejor mamá del mundo, no sólo por mí, sino para que ellos tengan recursos para ser excelentes personas.

El resto, lo supe ahora, lo van a elegir ellos.

Los Morgante – Rios Benso les deseamos a todos un hermoso 2015.

2014-12-20 10.46.36

 

Anuncios
3 comentarios »

Fugit tempus

Es época de balances. Es inevitable. Llega esta altura del año y siempre quiero sacar la foto de cómo lo estoy terminando.

En lo personal, creo que no hay mucho más que pedir. Trabajé sin parar, me dediqué fervorosamente a mi niño, administré mi hogar e invertí en seguir enriqueciendo la vida junto al Doc. Pude hacerlo, que no es poco, y doy gracias por ello.

Como profesional algunos de mis sombreros me quedaron mejor que otros. No son tiempos fáciles y todo cuesta mucho esfuerzo, pero puedo decir que hice todo lo que estuvo a mi alcance para sostener en buenas condiciones todo lo que depende de mí. Tampoco es poco, y también doy gracias.

Como mujer puedo decir que amé, reí, lloré, grité, pelée, elegí mis batallas, renuncié a otras… Todo lo que se supone que incluye este combo que es la vida. Ya lo dijo la gran Agatha: “Life is a battlefield, not a picnic“.

Hay algo que pude vivir permanentemente en la piel: el tiempo pasa. No como una cita berreta. Pasa, en serio. Cuando nació mi nene todos me decían “Disfrutalo, pasa rápido”. De hecho ayer todavía alguien me lo dijo. ¡Y es cierto!

Lo más espectacular que presencié este año es la velocidad de la luz a la que se van transformando cada una de las moléculas de mi hijo para ser cada día uno diferente, mayor, mejor. Esa plena conciencia de que cada minuto que pasa no vuelve más es lo que me dio la pauta de cómo disfrutar mejor de mí, de mi hijo, de mi familia, de mi trabajo y de mi vida. De una forma indescriptible. Cuando todos lo decían, al principio parecía un re lugar común. Casi que el comentario me aburría. Pero ahora ya sé a qué se referían.

En muchos de mis roles tengo mucho por trabajar todavía, como todos nosotros: podría ser una mejor mamá, mejor esposa, mejor amiga, mejor hija, mejor hermana, mejor tía, mejor cuñada, mejor compañera. mejor emprendedora, mejor diseñadora, mejor empresaria, mejor economista, mejor jefa, mejor subordinada, mejor colega. Podría. Debería.

La buena noticia es que si Dios quiere los próximos 365 días los voy a poder dedicar a empeñarme en lograrlo.

Así, que sí: el tiempo pasa. Y está de mi lado.

Que tengamos todos un 2013 resplandeciente.

Deja un comentario »

A %d blogueros les gusta esto: