Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Hable con ellas

descargaPor más que en el kinder de mis nenes soy sólo una entidad abstracta que firma los cuadernos de comunicaciones, en el de Alvarito se armó una dinámica preciosa. Veo que mucha gente en twitter se queja del “grupo de mamis en wa”, pero la verdad es que en nuestro caso es impecable.

Una que está llegando tarde, otra (normalmente yo) que nunca sabe qué hay que llevar, otra que pide opiniones sobre tal o cual tema, otra que acude al grupo cual oficina de objetos perdidos mostrando foto de algún hallazgo mochileril que no le pertenece.

Marzo además fue temporada alta de cumples en la salita, así que pudimos afianzar bastante el (lindo) vínculo que tenemos.

Hace poco me puse a charlar con una mamá de algo que me preocupa mucho, y me sirvió para darme cuenta de que no somos los únicos. Los papás y mamás nos preocupamos y nos ocupamos de nuestros pequeños y hay veces en que vemos panoramas negros. Compartir visiones y experiencias nos lleva a ver que la mayoría de las veces los temas son más comunes de lo que creemos, y además podemos descubrir cómo encara el colegio ciertos temas sin tener que hacer una cuestión de estado pidiendo entrevista y demás. Porque alguien conoce a alguien que conoce a alguien.

En fin, este fin de semana largo lo usamos para hacer mucha instrospección familiar. No son pocos los conflictos cuando hay que tomar las riendas de los temas de los hijos, y hacer los ajustes necesarios muchas veces implica hacer un proceso en el que cada uno tiene tiempos diferentes. En casa estos cuatro días nos sirvieron para tomar las riendas y hacer sintonía fina.

Hoy estoy tranquila. Me siento bien. Y no me siento sola.

“No estés sola en esta lluvia,
No te entregues por favor”

(Serú Girán. “Nos veremos otra vez)

 

Anuncios
1 Comentario »

Más es más

Se me va el año y yo todavía no hice mi expresión de deseos.

Hace un rato en un chat dije que viví el 2014 enojada. Lo dije sin darme cuenta, pero es cierto. Fue un año estresante en todos los ámbitos que transito y en todos los contextos que me tocan. Lo viví con mucha presión para sacar las cosas adelante, para que todo funcione bien, y para no perder el control de las cosas que tanto me obsesiona. También es cierto que algunos frentes me fueron hostiles y normalmente en esas situaciones tiendo a redoblar la hostilidad.

Así que mi lista de deseos para el 2015 es bastante simple: no quiero enojarme tanto. Quiero operar a tiempo con las cosas que me enojan para poder resolver mejor. Quisiera que mis hijitos no tengan la imagen de una mamá rezongona y gritona. Quisiera que mis hijitos no me escuchen hablar de la gente que hace daño a los demás. Preferiría que me escuchen palabras de amor para los que tanto queremos.

Por el mejor de todos los motivos del mundo: porque así quisiera que fueran ellos.

Vino de visita mi hermano de Córdoba y en un momento dijo algo que me impresionó: nuestros hijos nunca van a ser como nosotros queremos que sean.

Es por eso que me voy a poner ambiciosa: quisiera ser la mejor mamá del mundo, no sólo por mí, sino para que ellos tengan recursos para ser excelentes personas.

El resto, lo supe ahora, lo van a elegir ellos.

Los Morgante – Rios Benso les deseamos a todos un hermoso 2015.

2014-12-20 10.46.36

 

3 comentarios »

Querido Dios

descargaCuando era chica tenía conversaciones con Dios. En cualquier momento del día, pero especialmente a la noche al acostarme, antes de cerrar los ojos.

Hoy sigo haciendo lo mismo, pero sólo en situaciones críticas. Los grandes perdemos la capacidad de operar con la magia de la fe.

En mi familia la Navidad se vive siempre con mucha fe. Fe en que las cosas van a mejorar, fe en que todos vamos a estar bien, fe en que vamos a poder enfrentar los problemas. Fe.

Sigo hablando con Dios, pero ahora de grande evito pedirle toda la ropa del mundo, los zapatos carísimos, los perfumes que tanto me gustan y mis carteras soñadas. No porque hayan dejado de gustarme, todo lo contrario. Es sólo porque entendí que para esas cosas está el trabajo y el esfuerzo.

Ahora hablo con Dios de las cosas que me agobian. De las que me cuesta manejar. De las que no logro hablar con nadie más. A lo sumo con el Doc, porque tenemos ese nivel de diálogo franco y abierto que tanto nos gusta. Aun así, hay cosas que sólo hablo con Dios.

Anoche le pedí a Dios dos cosas muy especiales que estoy deseando fuertemente para mis hijos. Hay algo que Alvarito necesita. Hay algo que quisiera para el Queca. También le pedí algo para mí: le pedí la pipa de la paz para todas mis batallas. Mejor dicho, le pedí la capacidad de poner fin a todas mis batallas. No porque un halo de bondad haya descendido sobre mí de repente, sino sólo por la razón más evidente: estoy cansada. Necesito Paz.

Así que, querido Dios, te pido que la Paz sea conmigo. Que tengamos todos una hermosa Navidad y que Dios bendiga a nuestros hogares.

 

3 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: