Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Diciembre

Me va a llevar puesta. Me está matando. Pero no vengo a quejarme.

El viernes Alvarito terminó las clases. Dos días antes fue el acto de fin de año pero yo no pude ir. Fue el Doc, y me mandó muchos muchos videos en tiempo real para amenizar la angustia.

Me pareció increíble que mi bebé, mi pimpollito, mi mocosito primogénito era el que actuaba de hipopótamo. Sigo viendo esas capturas, y las que me mandaban las mamás, y se me llenan los ojos de lágrimas. Uno, por no haber podido ir. Dos, de lo lindos que son esos nenitos tan especiales a mis ojos.

Ahora estoy atravesando una enorme crisis doméstica que espero poder solucionar en breve. Me angustia y me desespera en momentos como este que para las mamás que trabajamos a veces hay escasez de recursos para tormentas. Poco puedo hacer si me voy de casa con la desconfianza, con la incertidumbre y con el sufrimiento porque siento que mis chiquitos no se quedan bien.

Acá es donde la vida nos manda esos regalos inesperados. Otra vez La Tribu (así, en mayúsculas). Ella, Flor. Cada uno tiene su acá, y ella sin dudas tiene su acá y su allá. Pero cuando me leyó a través de wa llorando mares sin siquiera pensarlo me ofreció irse a mi casa.

Y mientras, yo mastico la angustia viendo el video que nos regalaron las maestras de la salita de 2. En un momento se me da por prestar atención a la letra de la canción que usaron en el video y ahí ya no puedo más del llanto. Me duele la cara de tanta fuerza que tengo que hacer para contenerlo hasta poder regalarme unos minutos para llorar.

Comparto:

Que sí que no (Caracachumba)

Quiero acompañarte a cada paso

quiero ir con vos hasta el final

y así protegerte con mi abrazo

y cuidar que nada te haga mal.

Pero sé que eso es imposible

que de a poco te vas a soltar

y lo que quedó sin responder

solo en el camino

lo vas a encontrar.

Que sí que no,

que no que sí,

¿Quién lo puede saber?

Que no que si

que si que no

igual vas a crecer.

Si el frío de allá afuera

con la primavera no se fue

mientras llega el verano

en mis brazos quédate.

Anuncios
5 comentarios »

Temporada alta

Al contrario de lo que escucho decir a la mayoría de la gente, amo diciembre. Por varias razones; mayormente por las mismas por las que para muchos es un mes espantoso. Amo las fiestas de fin de año, y realmente disfruto mucho la temporada alta de cocktails y eventos varios.

Ayer me pasó algo horrible: tenía mal agendado un cocktail importante, así que ni estaba del todo bien vestida para la ocasión, ni había previsto nada para mi casa.

Normalmente hubiera implicado un simple llamado a casa, pero siendo el tercer día de la nanny nueva me daba un poco de cosa.

Antes de ayer también tuve evento (una cena en este caso), así que mis ausencias prolongadas me resultan inoportunas. La cuestión es que como pude volví a lucir mi traje de holograma y como pude me teletransporté para estar en todos lados. My Gosh!

En fin, la gran recompensa fue llegar a casa justito para la mamadera final y los mimos para dormir. La felicidad de mi hijo al verme me emocionó hasta la médula.

Las pequeñas grandes cosas de la vida. Señal de que estamos vivos.

Cheers

Deja un comentario »

A %d blogueros les gusta esto: