Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Los 10 mandamientos

descarga (1)

  1. No insultarás a tus hijos. Tampoco insultarás su inteligencia.
  2. Respetarás sus tiempos de aprendizaje y adaptación.
  3. No exhibirás a tus hijos como trofeo. Ni te apropiarás de sus logros.
  4. Acompañarás a tus hijos en sus grandes momentos. Secarás sus lágrimas. Los consolarás cuando estén tristes y te reirás con ellos cuando estén contentos.
  5. Tolerarás su mal humor. Su frustración. Su cansancio. Su fastidio.
  6. No te quejarás de tus hijos. Mucho menos de sus necesidades.
  7. Escucharás sus pedidos. Les concederás los deseos que consideres apropiados y les explicarás claramente el “por qué no” de aquello que les niegues.
  8. Ayudarás a tus hijos a sentirse orgullosos de sí mismos. Alimentarás su autoestima.
  9. Fortalecerás sus habilidades y los ayudarás a desarrollarlas. Trabajarás junto a ellos en sus debilidades.
  10. Dejarás que decidan por sí mismos. Al fin y al cabo es lo que lograste con los mandamientos 1 a 9.
Anuncios
5 comentarios »

Ensayo y error

Ya les había contado que estaba buscando kinder para Queca (acá). Lo que no había contado es lo que estaba pasando por esos días.

Con Alvarito siempre tuve mucho mejor resuelto el tema del kinder, ya que desde el 4° mes de embarazo tenía reservada la vacante del colegio al que queríamos que fuera, y para sala de 18 meses elegimos un colegio bilingüe que era nuestro plan B en caso de que no entrara al primero. Finalmente logramos plan A, así que todos contentos.

En cambio con Gerva, con el plan A ya resuelto por ser hermano, la variable fundamental para el jardín para salita de 18 meses era la logística. Así que recorrí varios de los jardines cercanos a casa (no más de 6 cuadras, me impuse como condición), y en esa búsqueda elegí uno que me había gustado muchísimo.

Por varios factores: porque la directora / dueña era super buena onda, porque el edificio es precioso, y porque pude espiar una salita en plena actividad y me había gustado mucho. También me había gustado que nos dejaran arrancar con la adaptación en febrero, mes en que el jardín iba a funcionar en modo “colonia” y la actividad iba a ser más tranqui.

Pero ya cuando llevé a G en su primer día muchas cosas no me habían gustado, y pequé de sobreadaptación. Me dije que tenía que bajar la vara con que medía las cosas, ya que es cierto que mi vara es altísima.

No me cerraba que cuando entramos a la salita la maestra a cargo estaba con su celular en whatsapp (¡qué tema el del celular en horario de trabajo!), los nenitos andaban sueltos por la sala a la deriva, y no se les proponía ninguna actividad concreta.

Fueron pasando los días y cada vez me gustaba menos, hasta que un día varias cosas no me gustaron y dije ‘basta’.

Esa fue la razón por la que decidí emprender de nuevo la búsqueda, esta vez volviendo a tener de cuenta mis estándares. Volviendo a exigir lo que siempre exijo, y obligándome a que para decidirme por uno u otro jardín tenía que enamorarme como ya me había pasado con los de Alvarito.

Así que ayer fue su primer día de clases en un jardín hermoso. Es la salita de 2 años de un colegio new age de mi barrio que tiene integrado un mini grupito de nenes de 18 meses. La propuesta pedagógica es espectacular, son 10 nenes con dos maestras, maestra de música y atelier de arte. Fuimos ayer y la dinámica es hermosa. En fin, me enamoré.

Esta es la lección que aprendí: cuando se trata de mis hijos, de sus cuidados, de su ‘crecer felices’, la alegría tiene que ser completa. Sin grises. Sin concesiones. Si no cierra, no cierra.

Que Tribilines hay en todas partes.

la foto (12)

1 Comentario »

Contigo aprendí

2014-10-12 10.20.12La casa está de fiesta. Vos no entendés nada, pero ya sabés que no es un día cualquiera.

Mamá con esa manía de escribirles a ustedes como si ya pudieran entender, estuvo pensando muchas cosas. Algún día vamos a hablar de esto y me va a resultar más fácil evocarlo.

Pienso que el principal error que cometemos los papás es pensar que los hijos vienen al mundo para que uno les enseñe. Mentira. Ustedes nos enseñan a nosotros. Nosotros sólo les transmitimos cosas, el aprendizaje verdadero es nuestro.

En este primer año, tan intenso, tan fuerte, vos me enseñaste que siempre se puede estar peor, porque siempre se puede estar mejor.

Me enseñaste a confiar en mis instintos, porque es cierto que mamá sabe bien.

Me demostraste que siempre hay lugar para hacer crecer el amor. Que el amor se multiplica, no se suma ni se resta ni se divide.

Me mostraste que un campo minado también puede ser una llanura fértil, dependiendo de cómo se siembren las semillitas.

Me enseñaste una nueva forma de perfección, donde todo es posible y lo imperfecto manda.

A ser tu mamá, la que vos necesitás, la que querés tener, que es otra, que es distinta, que es nueva. Pero es la misma.

También les enseñás cosas a tu hermano y a papá. Ellos sabrán qué hacen con eso, y yo te veo todos los días mostrarnos un mundo totalmente nuevo con esa sonrisa que no te entra en la cara.

Cumplí años feliz, hijito.

 

10 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: