Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

The importance of being mother

De mi mamá aprendí a ser autosuficiente. Es la segunda derivada del orgullo, que heredé de mi mamá Y de mi papá. Todo está encerrado en mi código genético.

Por lo tanto, desde que nació el campeón tenemos toda una estructura montada que me permite no tener que recurrir a nadie… Casi nunca.

Hubo un par de situaciones… Un par.

El día de la madre al Doc y a mí nos tocaba coordinar un bautismo en nuestra parroquia, así que el festejo fue en casa y mamá y mi hermana quedaron cuidando al niño un rato después del almuerzo.

Luego hubo otro domingo que coordinamos bautismo y mi hermana nos volvió a dar una mano.

Después me solté un toque, y en noviembre mi más íntima amiga tuvo la oportunidad de darme una mano, aunque, confieso, con nanny incluida. Y esta semana que pasó, realmente se puso a prueba mi orgullo.

Tenía pediatra, ronda de negocios internacional, reunión en mi oficina… Es decir, ni mi disfraz de holograma me podía ayudar con semejante megalombo de agenda.
Claramente, con o sin nanny, necesitaba ayuda.

Y entonces, una vez más, mi amiga estaba ahí para salvarme. Cuento esto porque nunca fui una persona con la que se pudiera contar para nada relacionado con el baby-sitting.

Y, claramente, nunca jamás en la vida, mi hermana, a quien amo, me ama, y cuyos hijos adoro, osó pedirme cosa semejante a cuidarle los nenes.

Lo que quiero decir es que, en mí, hay un claro “antes y después” relacionado con el registro de otredad. Ni mejor ni peor: sólo diferente.

Hoy comprendo mejor la importancia de una red de seguridad. Hoy, quizás, tal vez, a lo mejor, mi hermana o la Sole puedan contar conmigo para cubrirlas con su descendencia.

Es lo que las mamás hacemos, no?

Anuncios
4 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: