Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Happy endings

2015-12-06 21.11.30Puedo decir que el 2015 fue complejo. Complejo de esas mil maneras en que la trama va tapando lo profundo y por momentos se hace difícil sentir que puede haber manera de salir adelante. En la forma clásica de introducción – nudo – desenlace, típicamente el 2015 va llegando a su fin literal y simbólicamente hablando. Enhorabuena.

Sé que hay toda una movida en contra de los finales felices y gente comiendo perdices, pero, señores, lo siento. Hoy vengo a hablar de cómo logramos transformar nuestro día a día para contener y contenernos.

No nos fue fácil. Nada lo es porque nunca elegimos los caminos más simples. No está en nuestra naturaleza. Agradezco que hayamos tenido la capacidad de buscar ayuda a tiempo y de corregir una y mil veces sobre la marcha.

Y acá estamos. Lo más hermoso que recibimos fue el feedback de las maestras de mis niños: más allá de los logros concretos, cada una destacó que el rasgo más sobresaliente es una sólida confianza en sí mismos. Que hayamos podido acompañarlos para que consigan semejante tesoro nos llena de satisfacción. Que sepamos estar con ellos y fortalecerlos para que puedan desarrollar su personalidad en todo su esplendor y de forma independiente es algo que nos propusimos deliberadamente. Y que lo estén logrando nos emociona.

Nosotros, como siempre, seguimos construyendo para sentirnos más seguros de nosotros mismos y con menos temor, como bien dijo una vez mi coequiper.

“You gotta be bad, you gotta be bold, you gotta be wiser
You gotta be hard, you gotta be tough, you gotta be stronger
You gotta be cool, you gotta be calm, you gotta stay together
All I know, all I know, love will save the day”

Deja un comentario »

Hay tantas cosas, yo sólo preciso tres

Hoy se festeja. Un año nuevo. Un nuevo momento para revivir todas las cosas que nos unen, y también, por qué no, las que no nos unen.

Una vez más te elijo para seguir construyendo este imperio. En medio de llanuras, montañas, valles, mesetas, desiertos, oasis y acantilados. El paisaje es único. Es maravilloso. Es indescriptible. Porque nosotros lo mejoramos en cada km de extensión.

Hace 12 años éramos otros. Ni mejores, ni peores. Veníamos de otros lugares, de hacer cosas distintas, de soñar otros sueños, y planear otros planes. Hasta que nos dispusimos a encontrarnos. Es increíble cómo un segundo puede cambiar la historia.

Hace 7 años también éramos otros. Mejores y peores. Juntos. Soñando, proyectando y haciendo en grande. Compartiendo. Viviendo.

En fin.

En todos estos años te sigo eligiendo. Aún en mis enojos. En los tuyos. Aún en tus errores. En los míos. Seguís siendo siempre el lugar al que voy a compartir mis alegrías y tristezas, a buscar consejo y tranquilidad. Paz. Me das paz.

Y una familia hermosa en la que crezco cada día y encuentro siempre la mejor versión de mí.

“… y que me parta un rayo si alguna vez olvido la suerte que tengo…”

 

Deja un comentario »

La tormenta perfecta

2015-10-29 18.28.03-1Único. Como todos y como nadie. Tan fuerte es tu carácter, tan definidos tus intereses, tan propios son tus tiempos, que nos desafiás a todo.

Nos desrobotizamos. Tuvimos que sacar el piloto automático porque necesitamos varias veces modificar la marcha. Me impresiona tu capacidad para obligarnos a replantearnos y a cuestionarnos las decisiones.

Nos tomás por sorpresa, nos empujás, nos interpelás. El ritmo de tu humor, y la velocidad a la que madurás los cambios, emocionan tanto como desconciertan.

Hay un deseo que pido todos los días: espero tener siempre la capacidad de descifrarte, de estar a la altura de tus necesidades, de interpretar lo que estás buscando, de escucharte, de verte, de acompañarte. De estar al lado tuyo. Con vos.

Hace dos años hicimos un trato: el tiempo lo marcás vos. Para siempre. Que tu presente sea siempre eterno.

Regalanos siempre esas sonrisas. Danos muchos muchos de esos besos tan sonoros. Hacenos “mimos para la angustia” cada día de nuestras vidas. Enseñanos todos los días a compartir, a contestarte cuando nos estás hablando, a darte lo que nos estás pidiendo, a escuchar lo que querés contarnos.

Seguí llenando nuestras vidas con esa sonrisa brillante.

Con besos de elefante, yogures, pelelas y piscinas. Y todos los colores que aprendiste.

Sé feliz. Dos años felices y muchos más. Feliz cumple.

3 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: