Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Quantum leaps

en 3 de febrero de 2016

Hay un concepto al que con el Doc le venimos dando vuelta hace tiempo. Hasta que llegamos a una teoría respecto de la forma de madurar de nuestros niños. No quiere decir que esto se dé igual para todos; es lo que nosotros pudimos ver en Alvarito y Gerva.

Su forma de hacer los progresos es de a saltos. Es lo que en otros contextos la ciencia denomina quantum leaps. De golpe, de forma súbita. No hay un proceso, no es progresivo. Es de golpe. Son saltos discretos.

Gerva un día, bastante antes de cumplir los 2 años, comienza el día gritándome para que no le ponga el pañal. Me dice que no lo quiere. Que quiere calzoncillo. Le compro una pelela y en 2 semanas tiene dominado el tema del potty training. A Alvarito madurar este tema le llevó unos 6 meses en total, contando mis propios retrocesos (¿se acuerdan, lo conté acá). Lo logró a los 3.

Alvarito se pasó todo el 2015 renegando porque no le gustaban las clases de natación. Cuando conseguí que le guste ir, rogaba que no lo obligaran a meter la cabeza abajo del agua. Y un día en diciembre pasado, que íbamos a lo de unos amigos, se levantó a la mañana y me dijo que ese día quería tirarse solo desde el borde y meter la cabeza abajo del agua. Ahora ama meterse al mar y a la pileta y no para de progresar en cuanto a habilidades. En sólo dos meses hizo todo el catch-up de su edad.

Gerva un día me mira de golpe y me dice “mamá, te quiero mucho”, y a los dos días está armando frases super complejas que va sacando de la galera (que le va robando a su hermano, bah).

Y de repente ya no son unos bebés. De repente me doy cuenta que cada uno de ellos pega saltos, a su ritmo, con mucha facilidad para algunas cosas y mucho más trabados en otras. Cada uno con lo suyo. Cada uno nos necesita de una manera diferente. Siempre digo que soy dos mamás.

En esto pensaba por estos días cuando me encontré con que estos temas nos deben estar pasando a todos. De casualidad leí “Every Kid Has Their One ‘Thing’”. Este post puso en palabras algo que yo también venía sintiendo: cada niño tiene su ‘acá’. Ese tema que le cuesta más, eso en lo que le cuesta progresar, eso que lo traba.

Lo pienso cada vez que la mamá narcisista que todas llevamos dentro siente la tentación de agrandarse con algún logro de ellos. Cada uno tiene su ‘acá’. Para bien y para mal: los talentos serán potenciados, y habrá zonas de disconfort en las que acompañarlos y tratar de contenerlos lo mejor posible.

Saberlo, reconocerlo y trabajarlo es el desafío. Ayudarlos a sentirse cómodos consigo mismos, confiados en sus capacidades y dispuestos a esforzarse para progresar.

Hace unos días, antes de irnos de vacaciones, leí “‘Nice try!’ Is Not Enough”, un artículo del blog del NY Times sobre maternidad (¡lo recomiendo!). Habla de una forma más elevada de incentivarlos en el desarrollo de habilidades. Desarrolla el concepto de “growth mind-set” y explica que lo mejor sería partir de la base de reconocer que no todo el mundo desarrolla sus habilidades de la misma manera. A algunos les lleva más esfuerzo, y otros ni siquiera lo logran. Pero no porque sean ineptos. Simplemente porque cada individuo tiene su propio set de capacidades.

Ya me quedó como lectura pendiente este libro de Carol Dweck: “Mindset: The New Psychology of Success”. Me lo acabo de comprar.

Stay tunned.

 

 

Anuncios

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: