Apuntes de una rookie mom

Mamá de varones

Cultivo una rosa blanca

en 13 de mayo de 2013

“No se preocupe, señora. Los niños son el fiel reflejo del hogar”. Así le contestó a mamá una maestra que tuve en 3°, 4° y 7° grado, cuando le consultó por una preocupación que ahora no logro recordar (y que ahora no viene al caso). Así, clarito y contundente. Los niños replican lo que ven y lo que les enseñan.

Mis papás siempre tuvieron muy buen concepto en nuestros colegios, clubes y demás. Dentro de las memorias más entrañables de mi infancia, recuerdo que muy seguido alguien le decía a mamá “Te felicito, Silvia. ¡Qué bien se portan tus hijos!”. Recuerdo también la imagen de mamá respirando hondo para inflar el pecho de orgullo en uno de los gestos más característicos de su lenguaje corporal.

Conforme fuimos creciendo, cada uno de nosotros se ha metido en sus propios líos, pero a medida que pasaron los años se puede decir que los cuatro encontramos un futuro al cual volver.

Es increíble, pero ahora mi nene y todos los hijos de mis hermanos se comportan divinamente. Parecería que en esto también la genética fue implacable, no?

Hace unos días fuimos a un cumple infantil. Del hijo de unos amigos nuestros, que a pesar de que sus papás reconocen que es travieso, la verdad es que todas las veces que lo he visto es un solcito. Como muchos (por no arriesgarme a decir todos) los hijos de nuestros amigos más cercanos. Me gusta.

Había un niño, desconocido para mí, que en cuanto lo vio llegar a Alvarito se acercó para meterle un empujón y acosarlo un rato importante, con piñas y sacudones incluidos. El Doc y yo no sabíamos muy bien qué hacer, mucho menos cuando vimos que al lado la madre estaba mirando la escena con actitud displicente.

Como pude liberé a mi hijo de la situación, aunque cada tanto el pequeño volvía a meterse con mi niño. Álvaro no está acostumbrado a estas cosas. Tiene una vida tranquila, en casa no somos violentos ni miramos tele violenta, ni le compramos armas de juguete, ni nada parecido. Gracias a Dios, en el kinder tampoco tiene ningún compañerito violento.

Me desconcertó mucho. Más que el mocoso, la madre, a quien yo no conocía ni sabía quién era. Para colmo, cuando ya había pasado un buen rato, encuentro al niño, cuyo padre y hermano varios años mayor le estaban enseñando a voltear a piñas y patadas un muñeco inflable. Yo no lo podía creer.

Pero me di cuenta de por qué estos pequeñajos son así de violentos y agresivos desde tan chiquitos.

Tenía razón la Srita. Norma. Es decir, preocúpese, señora, su niño es el fiel reflejo de su hogar.

images

Anuncios

14 responses to “Cultivo una rosa blanca

  1. mi tia llevaba a mi primito a una plaza, y cada dia venia un nene a pelar a mi primito. hablo con la madre que sistematicamente se hacia la boluda. un dia se canso… se acerco al neneito y con una sonrisa en la boca le dijo: vos le pegas a mi hijo porque es mas chiquito que vos, no? bueno… si le volves a pegar, yo te pego a vos que sos mas chiquito. pedagogia.com No habra sido la opcion mas saludable, pero el mocoso no lo jodio mas. (cabe aclarar que mi tia es un personaje muy particular, adorable)

  2. Paula dice:

    Para matar a esa madre!!! Porque yo soy de la idea de que cada cual debe criar a los chicos como más le guste, pero tus libertades terminan donde empiezan las mías. Si queres que tu chico no conozca límites anda a vivirte a la selva porque en la sociedad tenemos que aprender a convivir en paz todos. Y si sos simplemente una colgada o una dejada… entonces si es para matarte. Eso sí: adelante de los chicos no!!!

  3. Carla dice:

    Es difícil sobre todo porque cuando son chiquitos la forma que encuentran para expresarse es su propio cuerpo. Y cuando no hay nadie que marque los límites esta forma se convierte en agresión hacia otro. Es propio de los 2, 3 años el empujar o hasta pegar, pero el adulto es el que dice lo que está bien o no, si no hay nadie que simbolice el golpe como una agresión lo va seguir haciendo. El acosador siempre busca alguien que sea mas vulnerable, tanto si el contesta como si se deja pegar, busca confrontar. Como mamá lo agarrás, lo sacás de esa situación y le explicás porqué. Un día no vas a estar vos, pero si él sabe que hay un adulto de confianza (maestra por ejemplo) a quien acudir no le va devolver el golpe. Y el acosador no jode al que le devuelve indiferencia. Hasta acá habló la psicopedagoga. Ahora la mamá: a mi hijo lo estuvo acosando mal pero mal un pibito nuevo, la llamé a la mamá y hablé con ella, por dentro la quería acogotar lentamente, pero bueno, primaron las palabras.

    • Rookie Mom dice:

      No entiendo algo: “El acosador siempre busca alguien que sea mas vulnerable, tanto si el contesta como si se deja pegar, busca confrontar”. Estoy 100% de acuerdo. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre dejarse pegar y devolverle con indiferencia? Porque desde la reacción del violento, eso parecería marcar la suerte del agredido a futuro, pero no sé cómo se logra desde la víctima…
      Gracias por compartir, es de mucha ayuda.
      Beso!

      • Carla dice:

        Cuando se dejan pegar, el agresor es puesto en la mira, llama la atención, que es lo que internamente buscan (no saben hacerlo de otra forma), si pega una vez, y la víctima se levanta y se va, queda solo, nadie lo mira. Cuando esas cosas pasan en un ámbito escolar tienen que actuar ahí. Y poner todo en palabras, todo, es la forma de escapar a la violencia y “crueldad” infantil. Sí, seguramente algo le está pasando a ese nene, o a cualquiera que agrede como forma de solucionar un conflicto, pero nosotros tenemos que fortalecer al que no lo hace. De todo modos, cuando son chiquitos, si el ambiente es saludable como el tuyo, no hay posibilidad de trauma o de algo sin solución o que va a marcar su relación con el otro.

        • Rookie Mom dice:

          ¡Genia! Eso es lo que necesitaba saber. La víctima tiene que aprender a levantarse e irse. Eso es lo que tengo que enseñarle a mi niño desde chiquito.
          ¡Mil gracias! Me siento mucho mejor.
          Besote!

  4. mimamamelima dice:

    Nada pero nada que me moleste más que las madres de hijos que se portan mal y no les importa nada, pero anda a retarle al nene y vas a ver como te saltan al cuello. Que bronca que me da.
    Y otro tema es ese, qué hacer cuando una ve que le estan haciendo algo al hijo de una. Si es algo que requiere ayuda de nosotros claramente vamos a ir a socorrerlos pero sino ¿hay que ayudar? ¿hay que dejar que aprendan a defenderse solos? A mi me pasó en cumpleaños cuando llevaba a mi sobrino (yo aún no era madre) y no sabía que hacer si interferir o no. Ahora S. es chiquita pero cuando me toque vamos a ver que sale.
    Besotes!

    • Rookie Mom dice:

      Es tremendo. El acoso en todas sus formas me genera mucha bronca. Pero cuando es en el plano físico me desmorono. Mi nene tiene la contextura física de sus papás, que sumados no llegamos a 100 kgs entre los dos. Pensar que a partir de ahora pueda haber siempre un nene subadaptado que lo tome de punto me mata.

  5. BBsebusca dice:

    Coincido plenamente. Aunque si creo que puede haber algunas desviaciones de conducta que pueden darse por cuestiones ajenas al hogar (Ej: Una angustia no expresada que viene de la escuela, por bullying).
    Pero en términos generales coincido y lo vivo hoy día muy fresco, mi hermano acaba de separarse hace 15 días luego de 22 años y tres hijos…la agresión de mi ahijado que tiene 8 años y es el más chico fue algo nunca visto, contestador, peleador, golpeador….el padre se fue y santo remedio.
    De la noche a la mañana cambio el chico, los otros dos también y para bien, pero el más significativo fue el del más chico….
    P.D: Otro capítulo podría ser deliberar si “las culpas” son del padre exclusivamente teniendo en cuenta el gran cambio a su ida.

    • Rookie Mom dice:

      Mirá, me refiero un poco a todo eso. Sin hablar de los casos puntuales, en general los niños no tienen la culpa de ser como son hasta que no tienen la edad suficiente para entender y cambiar.
      El primero que sufre es el propio chico, pero a su paso va dejando mucho daño, en casos extremos irreparables, en otros niños a quienes victimizan.
      Me roba el sueño encontrar la forma de enseñarle a mi hijo la forma de salirse de la situación sin que necesariamente tenga que devolver las piñas.
      Nada fácil, no?

¿Qué opinás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: